Cómo saber si puedes tirar una pared o tabique en la reforma de tu casa

 In Arquitectura, Construcción y vivienda, Normativa, Reforma

El concepto de espacio abierto se ha convertido en una obligación para cualquier reforma, lo que nos lleva a la siguiente duda, ¿cómo sé si puedo una pared de mi casa?

En Ammplio hemos escuchado cientos de veces esta pregunta y por eso queremos ayudarte a resolverla. Hoy te ayudaremos a identificar cuáles son aquellas paredes o tabiques de los que te puedes deshacer para ganar amplitud en casa.

¿Cuándo puedes tirar tabiques en tu vivienda?

Probablemente, te hayas planteado en algún momento ganar amplitud en una estancia tirando alguna pared. La pregunta que debes hacerte en este caso es si puedes tirar un tabique en una vivienda.

La respuesta es afirmativa, pero debes tener en cuenta la naturaleza del tabique, así como los permisos que vas a tener que pedir, que son dos diferentes dependiendo del caso:

1.   Licencia de obra menor

En el caso de que necesites derribar una pared divisoria, tendrás que solicitar un permiso de obra menor en la concejalía de urbanismo del ayuntamiento que te corresponda, siempre que no se trate de un muro de carga -como veremos más tarde-.

No obstante, piensa que al modificar los espacios de tu vivienda, puedes afectar a los recorridos de evacuación en caso de incendio o incluso infringir alguna norma de habitabilidad sin que seas consciente de ello.

Para evitarlo, debes recurrir al asesoramiento técnico de un profesional que valorará todos los parámetros tanto legales como arquitectónicos para que tu proyecto sea un éxito.

2.   Licencia de obra mayor

En el caso de un muro de carga, tirar ese tabique es una obra mayor, incluso si llevas a cabo una apertura en él, aunque no lo tires por completo.

Para ello, tendrás que solicitar en tu ayuntamiento una licencia de obra mayor. Un requisito fundamental para poder solicitar dicho permiso suele ser la presentación de un Proyecto de Obra elaborado por un profesional del sector (arquitectos, ingenieros, arquitectos técnicos o aparejadores).  

La solicitud de esta licencia urbanística conlleva el pago de una tasa que tiene como objetivo, precisamente, corroborar que la obra se ajusta a la normativa y es segura para las personas. Aunque el abono no implica la aprobación del proyecto.

Cada administración local tiene sus propias especificaciones de los documentos necesarios a la hora de presentar la solicitud de licencia de obra mayor, aunque el proyecto técnico y el pago de la tasa suelen ser comunes a todas, así como un formulario específico a cumplimentar.

Ahora bien, en líneas generales, estos son los requisitos comunes que suelen solicitarse:

  • Modelo de solicitud.
  • DNI de la persona que lo solicita.
  • Documentación de la delegación que certifique la representación de un técnico en caso de ser así.
  • Justificante de pago correspondiente a las tasas.
  • Proyecto Técnico visado por el Colegio de Arquitectos. Además, este se debe presentar por triplicado y debe incluir:
    • Plano cartográfico en formato digital
    • Plano de situación
    • Plano antes de las obras
    • Presupuesto por unidades a precios actuales de mercado
    • Memoria descriptiva y justificativa de la actuación, con la duración prevista para las obras y la fecha prevista para el inicio desde la obtención de la licencia municipal.
    • Memoria explicativa y planos en anexo de prevención de incendios
    • Instalaciones
    • Pliego de condiciones
    • Estudio de la gestión de residuos

Lectura recomendada: “Qué reformas en casa necesitan a un arquitecto”.

Qué paredes pueden tirares y cuáles no

Lo primero que debemos aprender es a diferenciar entre un tabique y un muro de carga. Si lo que tenemos en casa son tabiques podremos cambiar la distribución de casa sin problema, mientras que si lo que predomina son los muros de carga las opciones son bastante más limitadas. A continuación os contaremos lo que debéis saber de cada uno de ellos.

¿Qué es un tabique?

Un tabique es una división no estructural y es la que solemos encontrar en mayor o menor medida en todos los edificios. Su única función es separar los espacios de un hogar y ocultar las instalaciones eléctricas o de fontanería. Estos no soportan ninguna carga por lo que pueden tirarse sin ningún problema.

De forma general, están construidos con ladrillo hueco, aunque también podemos encontrarlos de pladur para rellenarlos de aislamiento.

Te interesa: Los 7 mejores aislantes para tu vivienda. ¿Cómo aislar tu casa de forma eficiente?

¿Qué es un muro de carga?

En este caso, este sí es una división estructural en el que el edificio desde las plantas superiores hasta la cimentación deposita las cargas. Estos no pueden tirarse, ya que podría suponer el derrumbe de la propiedad. Tampoco es aconsejable que su estructura se vea modificada como una puerta.

Los muros de carga, están compuestos por ladrillo macizo y revestidos con yeso. También pueden están hechos con hormigón y hormigón armado.

Cómo diferenciar un tabique de un muro de carga

Una vez qué sabemos cuáles son las paredes que sí podemos derrumbar, vamos a aprender cómo podemos diferenciarlos.

Por su grosor

En primer lugar, lo que debemos de tener presente es que el grosor de ambos será bastante perceptible, sencillo e inmediato de comprobar.

Los tabiques se hacen lo más finos posible, pero teniendo presente que tienen que aguantar, aislar acústicamente y albergar en ellos instalaciones. Los muros de carga, por su parte, tienen que contar con un grosor mucho mayor para soportar todas las cargas.

Un tabique de forma general se encontrará entre los 7 y 13 cm de espesor, mientras que los muros de carga pueden alcanzar incluso los 25 cm.

Si queremos medir el grosor de una pared podemos hacerlo desde una puerta o un hueco si lo hay. Si la pared no tiene esta apertura, consultaremos los planos o recurriremos a los siguientes métodos.

Por el sonido

A priori puede parecer algo poco fiable, pero es muy válido para identificar si es una pared estructural o no.

Ya hemos mencionado que los tabiques suelen ser huecos, mientras que los muros de carga son bastante macizos. Partiendo de esto, al dar unos golpes a nuestra pared el sonido emitido nos dirá si es una pared hueca o no.

De forma general, se suele dar golpes en diferentes zonas, ya que podemos elegir justo el lugar en el que exista una instalación y la pared nos responda con un sonido inesperado y confuso.

Por su composición

Este es el método más infalible, puesto que al ver el interior de la pared los materiales nos sacarán de dudas.

Para poder comprobar el interior de la composición de una pared podemos realizar una cala. Esta consiste en hacer un agujero con un cortafrío o un martillo.

Al hacerlo, podemos verificar el material por el que está construida la pared y afirmar si es estructural o no. Además, la resistencia de la misma al ejecutar el agujero también nos dará pistas. En el tabique el agujero se hará de una manera sencilla mientras que en el muro de carca será más complicado debido a la resistencia de sus materiales.

Mirando el resto del edificio

Si con todos estos métodos todavía nos quedan dudas, podemos recurrir a la información de la que disponemos sobre la propiedad. En los planos originales aparecerán indicados.

Si hablamos de un piso también podemos acudir al resto de propietarios. Todo edificio es construido de forma similar, por lo que un muro de carga se repetirá de forma similar en el resto de pisos.

¿Por qué debes comprobar que un tabique no se ha convertido en un muro de carga?

Con el paso de los años, en los edificios antiguos, algunas de las paredes que no eran muros de carga han podido ir asumiendo la carga del edificio por deformaciones de los forjados superiores, por ejemplo. Algunas de estas paredes pueden mostrar grietas de aplastamiento en su mayoría horizontales.

Por ello, si tiras un tabique de esta naturaleza, tienes que considerar repartir las cargas restantes que soporta en otros tabiques o añadir elementos de soporte como vigas en lugares estratégicos. Este es otro factor que subraya la importancia de buscar el asesoramiento de un profesional.

Te interesa: “Qué reformas en casa necesitan a un arquitecto”.

Verifica que un tabique no oculta instalaciones

En el interior de algunos muros pueden ocultarse tuberías o instalaciones eléctricas, por lo que es un factor a tener en cuenta antes de tirar un tabique.

Lo más sencillo es contar con los planos de la vivienda en los que se marcan todas las instalaciones que existen.

Otro método es dar golpes en varias zonas de la pared y corroborar si el sonido es hueco o no. Un sonido inesperado puede ser un síntoma de que haya alguna instalación dentro del muro, aunque este sistema no es el más fiable.

5 factores que debes tener en cuenta antes de tirar un tabique

Si estás pensando en iniciar una reforma en tu casa, apunta estos 5 factores a lo que tienes que prestar atención:

  1. Debes contar con las licencias necesarias para poder realizar las obras en tu vivienda.
  2. No puedes comprometer la seguridad de la construcción.
  3. Tienes que solicitar el permiso de la comunidad en caso de que vivas en un edificio.
  4. Debes asegurarte de que las obras no sean
  5. No puedes alterar las zonas comunes de un edificio o de una urbanización.

6 motivos por las que tirar paredes es una buena idea

Tirar una pared implica llevar a cabo una obra que tiene ventajas. Por ello, queremos mostrarte dichas razones por las que sí merece la pena enfrentarse a una reforma parcial de este tipo. La tendencia en interiorismo es comunicar espacios y hacer lo posible por sentir más amplios y conectados los ambientes. No se trata de vivir en una casa tipo loft, sino en disfrutar de una casa 360º.

1.   Unifica estancias

Comunicar visualmente implica unificar estancias, es decir, desdibujar por completo los límites verticales. Al tirar una pared hay un único espacio en el que se colocarán posteriormente los muebles y los elementos que serán los que definan los usos.

2.   Crea una distribución original

Otro de los motivos por los que te animamos a tirar paredes es que al prescindir de divisiones innecesarias puedes disfrutar de una distribución más original, de las que se salen de lo convencional. De esta forma, tu casa será única y personal.

3.   Más metros “reales”

No es solo una cuestión visual, sino que en algunos casos los ambientes ganan metros al tirar un tabique. Esa es otra razón que puede hacer que no te dé pereza enfrentarte al cambio: saber que ese pequeño recibidor, por ejemplo, parecerá más amplio.

Te interesa: “7 consejos para ganar espacio en pisos pequeños”.

4.   Tirar paredes para crear soluciones más ligeras

Tirar una pared da lugar a un vano que en ocasiones merece la pena dejar despejado y abierto. En otras, se pueden instalar puertas de cristal para delimitar sin restar luz ni continuidad visual.

Los espacios permanecen conectados visualmente, pero es posible separarlos para ganar algo de privacidad en cuanto a ruidos, por ejemplo.

5.   Comunicar cocina y salón-comedor: más luz y espacio

Quizás sea una de las reformas más solicitas. Es un buen motivo la de tirar el tabique que separa dichas estancias para ganar metros en la cocina.

Derribar una pared te puede permitir instalar una isla central, crear una península con barra, adosar la mesa de comedor a algún mueble de la cocina y dar continuidad visual entre cocina y comedor.

Piensa que al prescindir de un tabique, también la luz fluye y se evitan elementos que corten esa vista entre espacios.

Lectura recomendada: “Cómo ganar luz natural en tu casa: 7 claves”.

6.   Los vanos abiertos pueden llenarse de creatividad

Al tirar parte de una pared, es posible crear formas que enriquezcan los pasos entre ambientes. La idea es ser creativo y jugar con huecos que se abran en una pared sin más definición que la forma en sí, sin molduras.

Tras este artículo estamos seguros de que podréis diferenciar de forma clara entre un muro de carga y un tabique, pero no todo es tan sencillo a continuación.

Los tabiques no son piezas estructurales, pero es cierto que una vez que se construyen cuentan con ciertos movimientos y asentamientos. Esto hace que el propio edificio pueda llegar a ejercer demasiada presión sobre él y eliminarlo puede traer graves consecuencias. Además, si el edificio es bastante antiguo, es probable que esto ocurra.

Este tipo de consecuencias no deriva en el derrumbe del edificio, pero sí que puede provocar daños estructurales y ocasionar grietas en las paredes del resto de propiedades.

Es por esta razón que siempre debemos de confiar en la voz de los expertos que nos guiarán y nos aconsejarán sobre el derribe de cualquier pared de nuestra propiedad.

Sea cual sea ese proyecto que ronda por tu cabeza dese hace tiempo, ya sea el de una vivienda unifamiliar o la reforma de una vivienda turística, en Ammplio podremos ayudarte a dar el siguiente paso.

¿Hablamos y ponemos en marcha ese proyecto?

 

 

Dejar un comentario

Aislamiento térmico interior, una ilustración que representa las distintas capas del mismo.

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar