¿Qué es la segregación de vivienda? ¿Cómo realizarla en Madrid?

 In Alquiler Vacacional, Normativa

Buena parte del parque de viviendas del centro de Madrid está compuesto por residencias de cierta amplitud. Debido al estilo de la época, al asentamiento de la burguesía industrial, etc. en los proyectos de Ammplio solemos encontrarnos con casas de 100 metros cuadrados o más.

Esta amplitud hará que el gasto en impuestos y comunidad se multiplique; por lo que no siempre es rentable tener una vivienda de estas características.

De ahí que se vuelva más que interesante apostar por la segregación de vivienda en Madrid.

¿Qué es la segregación de vivienda en Madrid?

Tecnicismos aparte, la segregación de vivienda en Madrid, y en cualquier ciudad, implica “partir” una vivienda grande en dos.

Esto quiere decir que en lugar de una tengamos dos casas independientes.

La segregación de vivienda en Madrid se ha convertido en una opción más que interesante. Explicamos el motivo:

A día de hoy, mucha gente no puede permitirse alquilar o comprar suelo residencial en el centro de Madrid, y menos si es una casa de grandes dimensiones.

Es decir, puede que no encuentres arrendatario o comprador de una casa de 160 m², pero sí será más fácil dar con dos que se puedan permitir sendas viviendas de 80 m².

Por qué segregar una vivienda en Madrid

El motivo principal es pecuniario. El precio del metro cuadrado no para de crecer, y el mundo del alquiler, tanto de larga duración como turístico, se sitúa en rentabilidades sin precedentes.

Y volvemos al ejemplo anterior, alguien que quiera venir a Madrid a pasar sus vacaciones, lo más probable es que busque algo bien situado y al mejor precio.

Por tanto, el alquiler vacacional en Madrid es muy rentable con una vivienda segregada.

También recibimos muchos clientes que buscan la segregación de vivienda en sus casas por temas de herencias.

Al fin y al cabo, una vivienda es un bien inmueble difícil de gestionar al recibirla como herencia, y pueden surgir tiranteces entre los herederos.

Con una segregación, esta será más fácil de enajenar o alquilar; y los receptores de la herencia recibirán antes ingresos por la casa sin entrar en conflictos.

Normativa para segregar una vivienda en Madrid

Para segregar una vivienda, hay que atender a tres niveles normativos: estatal, autonómico y local. Los tres estratos tienen competencias en materia de vivienda.

Fundamentalmente, hay que recurrir a la Ley de Propiedad Horizontal y sus posteriores reformas; esta norma fija la actitud para con los demás propietarios del inmueble.

Por norma general, se deberá aprobar en junta de vecinos la segregación, con acuerdo de las 3/5 partes de los propietarios.

Por supuesto, también se debe tener en cuenta la normativa del Registro de la Propiedad.

También hay que atender al Código Técnico de la Edificación (CTE).

A nivel autonómico y local, encontramos que el Ayuntamiento de Madrid tiene transferidas varias competencias, por lo que es su labor gestionar la legislación pertinente.

En líneas generales, se debe atender al Plan General de Ordenación Urbana.

Ambos documentos, CTE y PGOUM, regulan el tamaño mínimo de la vivienda, ventilación, acceso a la calle, suministros, etc.

Qué necesito para acometer una segregación de vivienda en Madrid

La segregación de vivienda es un proceso que requiere lidiar con la Administración y hacer obras en casa. Por tanto, será necesario desarrollar y hacer varias cosas:

  • Realizar un plan de viabilidad: Normativa en mano, se tendrá que analizar si es posible o no segregar la vivienda.
  • Obtener licencia de obra: Como si de una reforma habitual se tratara, también hay que solicitar una licencia de obra al Ayuntamiento.
  • Final de obra: El director de la obra, una vez terminen, deberá emitir un certificado de final de obra.
  • Licencia de primera ocupación: Una vez reciba el certificado de final de obra, el Ayuntamiento enviará a un perito a la vivienda para comprobar que todo está en orden.
  • Inscripción en el Registro de la Propiedad: Por último, se debe de firmar ante notario la inscripción de la nueva vivienda para que pueda ser vendida o alquilada.

¿Es lo mismo segregar una vivienda que dividirla?

No. Existe una diferencia fundamental:

  • Hablamos de segregar cuando la casa se divide en dos o más partes, pero se mantiene la original.
  • En el caso de dividir una vivienda, la propiedad actual perdería su estado de vivienda, teniendo que pasar por la licencia de primera ocupación y el Registro de la Propiedad.

¿Y si solo contrato a un albañil para que ponga y quite tabiques?

Esta práctica es ilegal y no recomendable a nivel estructural.

La segregación de una vivienda exige de una normativa y estudio previo para, principalmente, que no se caiga el techo.

Este papeleo no es baladí, sino una garantía de que los ocupantes viven con comodidad y seguridad.Si nos ponemos a tirar paredes, lo primero es que nos ponemos en riesgo.

Por otro lado, tener una vivienda segregada sin que lo sepa la Administración nos impedirá alquilarla, venderla, hipotecarla o darle suministros de forma diferenciada.

En caso de que solicitemos su registro, se nos exigirá devolver la vivienda a su estado original o legalizar las obras; todo eso sin hablar de la consecuente sanción administrativa en forma de multa.

Por este motivo, lo más recomendable es contar desde el principio con un arquitecto que respalde las modificaciones en la segregación de tu vivienda.

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar