Obras y reformas de zonas comunes: qué debes saber

 In Construcción y vivienda

Las obras y reformas en las zonas comunes son necesarias con el paso del tiempo, sobre todo pensando en el mantenimiento del edificio.

Por ello, si quieres conocer las obligaciones y derechos de los propietarios, a continuación te contamos todo lo que debes saber, para evitar llevarte sustos de última hora.

Reformas y obras en las zonas comunes

En primer lugar, antes de hacer una reforma de inmuebles, se entiende como elementos comunes los que comparten los distintos propietarios de un edificio. Es decir, el portal, la escalera, el ascensor, la fachada, la azotea, las instalaciones, el jardín, la piscina, etc.

Pero, ¿qué dicen los estatutos sobre su regulación? En el caso de los Estatutos de Comunidad, la regulación en cuanto a las obras asociadas a los elementos comunes se puede pedir en el Registro de la Propiedad.

En el caso de la Ley de Propiedad Horizontal, se establecen distintas obligaciones para los propietarios:

  • Consentir las reparaciones y obras del edificio: es fundamental que cada propietario dé su permiso para proceder a las obras comunes. Por ejemplo, una tubería rota que pasa por distintos edificios.
  • Permitir la entrada en el piso: en lo referente a obras o reparaciones podría ser necesario que deje entrar a su piso para proceder a la reparación.
  • Contribuir con los gastos: lo que se conoce como los gastos mensuales de la comunidad de vecinos o también contribuir cuando hay derramas, es otra de las obligaciones que adoptan los propietarios.
  • Respetar las instalaciones generales de la comunidad de vecinos y los elementos comunes: es fundamental utilizar todo con cuidado, con respeto, evitando los daños y desperfectos. Es algo que es de todos.

Otro dato importante que debes saber, es que para aprobar las obras y reformas en zonas comunes, no es necesario el acuerdo de la Junta de Propietarios. Si dichas obras son necesarias para el correcto mantenimiento del inmueble o bien si tienen que ver con la accesibilidad de los propietarios.

No obstante, en casos concretos la propia Comunidad de vecinos puede establecer sus propias regulaciones especiales, sobre todo en lo que respecta a las limitaciones de horarios.

Y en el caso de que sean obras específicas en el interior de tu vivienda, intenta avisar a los vecinos de cuándo se van a producir y los horarios. Incluso puedes preguntarles si no les importa.

Si tienes alguna duda, lo mejor es que te dejes asesorar por profesionales. Pero esperamos que al menos puedas hacerte una idea de cómo son las cosas en tu edificio. Normalmente, no es complicado ponerse de acuerdo con los vecinos.

 

Uno de los elementos más importantes de las zonas comunes son las escaleras, no te pierdas la información que te mostramos a continuación porque te traemos una guía donde te contamos paso a paso cómo elegir una escalera para tu vivienda.

Tipos de escaleras para viviendas

Cuando hablamos de tipos de escaleras para viviendas, tenemos muchas opciones diferentes para instalar. Claro que, antes de dar el paso, es importante conocer bien las características y puntos fuertes de cada una para acertar.

Y es que, las escaleras en una vivienda no es un tipo de reforma que hagamos todos los días. Es una obra que requiere de su tiempo, porque no es precisamente económica y por ello debes pararte bien a conocer los tipos de escaleras para viviendas que hay disponible.

Pero, ¿cuáles? Estas son algunas de las principales escaleras:

  • Simples: las escaleras simples son sencillas y resultan ideales para aprovechar bien el espacio. Dejan un hueco debajo que se puede utilizar para almacenaje o para dejar un rincón acogedor. Son fáciles de diseñar y prácticas. Sencillas y más que suficiente si se busca gastar poco.
  • Varios tramos: las escaleras en varios tramos son muy interesantes para aprovechar mejor cada hueco que hay libre. Para ello, se pueden hacer en forma de L o en forma de U, para abarcar los distintos tramos.
  • Caracol: las escaleras de caracol son compactas. Es un diseño clásico que nos transporta hacia las películas antiguas y resultan cómodas para las viviendas que tienen poco espacio, dado que permiten acceder a partes superiores de la casa y cumplen con su función.
  • Flotantes: con las escaleras de tipo flotante se pueden crear espacios más abiertos y aprovechar mejor la luz natural. Resultan una apuesta sencilla a la vez de original, por lo que también son muy recurridas.
  • Compensadas: otro de los tipos de escaleras que tienes que conocer, son las compensadas. Es una forma de aprovechar los espacios con distribución irregular en una vivienda, puesto que mezclan una escalera rectangular con una de caracol. También es otra opción que puedes considerar.

Estos son algunos de los tipos de escaleras más habituales. Por lo que, dependiendo del estilo de tu vivienda o de cómo esté organizada en cuanto al espacio te podría interesar más una u otra. Es muy importante planificar este tipo de reforma de la vivienda ya que no sólo afecta a lo que estética se refiere, sino también a la funcionalidad de la misma. Una escalera de difícil acceso, estrecha o que ocupa más espacio de lo necesario, puede cambiar completamente la experiencia. Por eso recomendamos siempre asesorarse al respecto.

Esperamos que estos consejos os hayan sido útiles a la hora de tenerlos en cuenta si estás pensando en realizar una obra así.

¿Qué te parece estos tipos de escaleras para viviendas? ¿Con cuál te quedas y por qué? No dudes en considerarlas para tener tu vivienda ideal.

Dejar un comentario

Reforma en casa arquitectoOperario instalando un suelo de cocina

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar